Proyecto «Familias espirituales»

INTRODUCCION

      Todo ser humano anhela una conexión especial más profunda y más intensa con los seres de su especie, con los demás seres humanos, y en términos sencillos desea sentirse conectado como miembro de una Gran Familia Mundial.

       El proyecto Familias Espirituales ofrece una vía para establecer de forma concreta un entorno amplio y profundo de lazos de corazón con muchos de los seres humanos con los que nos encontramos en el camino.

Complementa las relaciones familiares de sangre, ofreciendo de ir más lejos, en número o profundidad, en la creación de nuevas relaciones de corazón y propone la posibilidad de crear FAMILIAS ESPIRITUALES que amplíen su árbol genealógico espiritual.

    Las relaciones espirituales creadas no deben conllevar ninguna responsabilidad material.

         No tienen efectos civiles sino tan solo morales y éticos

       Cada nueva relación familiar espiritual es gestionada autónomamente por cada uno de sus miembros

COMO CREAR FAMILIAS ESPIRITUALES

      Se crean  por acuerdo mutuo derivado de una propuesta de una de las partes aceptada por la otra y se cancela automáticamente si una de las partes así lo manifiesta a la otra.

    La nueva relación no implica responsabilidades de carácter material pero sí de carácter espiritual.

Hay tres tipos de POSICIONES en las relaciones familiares espirituales posibles:

La relación PATERNAL, es de mayor responsabilidad pues implica, de partida, por parte del padre/madre, un compromiso especial de hacer un seguimiento y preocuparse más intensamente por el proceso de desarrollo de su hijo/hija espiritual en justa correspondencia al reconocimiento que le ha hecho como padre/madre.

La relación FILIAL, implica, de partida, el reconocimiento por parte del hijo/hija de una especial experiencia o sabiduría espiritual, o un mayor nivel de compromiso social, o de creatividad, o de impulso de actuaciones, por parte de aquel al que se reconoce como padre/madre.

La relación FRATERNAL suena más ligera que las anteriores pero en realidad, siempre debe haber un hermano mayor y un hermano menor, y el primero asume la responsabilidad de impulsar la relación.

Los lazos espirituales que se construyan, parten del mutuo acuerdo inicial pero su consolidación real se da por el desarrollo de un nivel de comunicación y de relación entre las partes que las haga más profundas, estables y duraderas.

Es condición imprescindible, para dar seriedad a la creación de lazos espirituales, que una de las partes, designada de mutuo acuerdo, asuma la responsabilidad principal de impulsar y desarrollar las relaciones creadas.

Esa responsabilidad recaerá siempre en la parte que haya asumido la posición de padre-madre o de hermano/a mayor.

Si no cumple su responsabilidad, y adopta una actitud pasiva y no promueve la relación debe dejar su posición de padre/madre o hermano/a mayor, pasando la misma al que hasta entonces era el hijo/a o el hermano/a menor.

MUY IMPORTANTE: En todo caso, los dos miembros de la Familia Espiritual, deben CADA AÑO ALTERNAR SUS POSICIONES RESPECTIVAS, de modo que el Padre pasa a ser Hijo y el Hermano Mayor a Hermano Menor y viceversa

COMO DESARROLLAR LAS FAMILIAS ESPIRITUALES

Los lazos espirituales que se creen tienen como objeto desarrollar relaciones de amor verdadero, lo que implica el desarrollo de actividades de comunicación, formación y experimentación  relativas a:

a). Experiencias de apreciación y creación de BELLEZA física y espiritual (parte emocional

b) Experiencias de aprendizaje y divulgación de la VERDAD material y espiritual (parte racional)

c) Experiencias de aprendizaje y realización de la BONDAD material (Ej. limpieza) y espiritual.

En concreto, organizar reuniones y actividades juntos, debe ser considerado como un compromiso natural de los miembros de cada familia espiritual y en particular de quien haya asumido la posición de mayor responsabilidad.

Además, al menos una vez al año el padre/madre o hermano mayor debe organizar una reunión de evaluación de la relación (Estas reuniones pueden realizarse incluyendo, o no, a todos los miembros de la familia espiritual.

Su objetivo es lograr el intercambio de experiencias de crecimiento personal: qué ha logrado cada uno, qué actividades ha desarrollado y sobre todo qué ha hecho, qué ha organizado, etc. asi  como compartir el placer de la especial comunicación que debe existir entre los miembros de cada familia

El sentido común señala que las actividades no deben ser excesivas en número y profundidad para no agobiar la relación, ni tampoco inexistentes pues en ese caso sería mejor disolver la relación creada para evitar que la misma se transforme en mera apariencia.

Nota final: Quien desee

a) el texto explicativo del PROYECTO FAMILIAS ESPIRITUALES 12 PROYECTO FAMILIAS ESPIRITUALES 20160821

b) el modelo de acuerdo de constitución de la relación familiar 13 modelo de ACUERDO 20160821

Puede descargarlo en los links que se indican

Para cualquier aclaración puede dirigirse a info@encuentrosconelamor.es